sábado, 5 de mayo de 2018

Petra Kvitova sufrió este sábado para imponerse en la final del torneo femenino de tenis de Praga

La checa Petra Kvitova, segunda favorita, sufrió este sábado para imponerse en la final del torneo femenino de tenis de Praga a la rumana Mihaela Buzarnescu, a la que derrotó en tres sets, por 4-6, 6-2 y 6-3, adjudicándose su vigésimo tercer título individual en el circuito WTA.

Petra Kvitova (n.10 mundial), necesitó de dos horas y diecinueve minutos, con remontada incluida, para lograr ante Buzarnescu (n.37 WTA) el que también es su tercer título del año 2018, pues también hizo suyos los de Doha y San Petersburgo.

Ante Buzarnescu, en el que ha sido el primer duelo entre ambas, la checa residente en Montecarlo, no estuvo de inicio muy entonado con su servicio (7 dobles faltas, cinco de ellas en la primera manga), pero fue de menos a más ante una rival peleona, y que hizo suyo el primer set con una rotura de saque en el noveno juego (antes cada jugadora lo había cedido en una ocasión) pese a haber iniciado con un adverso 0-3.

En la segunda manga ya mandó Kvitova, que volvió a irse con un favorable 3-0, para aumentar su ventaja al 5-1. Perdió en el séptimo su saque, pero forzó luego el tercer set sobre saque rival.

El definitivo tercer set fue por la senda de la igualdad hasta el cuarto juego, que hizo suyo la checa sobre saque rival (3-1). La bastó luego conservar la ventaja con su propio servicio para llevarse el partido, y su vigésimo tercer título individual WTA.